cuadrado  PORCELÁNICO

El gres porcelánico es un material compacto, resistente y caracterizado por una porosidad casi inexistente y, por tanto, con valor de absorción del agua.

Una característica peculiar de las losas en gres porcelánico es su propia composición. Se emplean solo las materias más puras, tales como minerales, caolín, feldespato, arcilla, que componen el 99% de cada losa, mientras que los colores de origen natural completan su aspecto estético. La fase de compactación se lleva a cabo sin que se añadan colas o resinas, sino que un presado mecánico a más de 500 kg/cm² y la cocción en hornos a más de 90 m de longitud, a una temperatura superior a 1 250°, hacen que se obtenga un material homogéneo y compacto.

se utiliza una tecnología innovadora que permite que se obtengan losas cerámicas exclusivas, evitándose así texturas repetitivas y efectos replicados, típicos de la cerámica decorada más tradicional. Cada baldosa posee peculiaridades exclusivas e identificativas.

Se trata de hecho de un producto resistente a los agentes externos. Su estructura vetrificada, con un grado bajo de porosidad, garantiza una elevada impermeabilidad a los ácidos, a la suciedad y al hielo.